jueves, 27 de septiembre de 2012

Epitafio

Un pájaro vivía en mí.
Una flor viajaba en mi sangre.
Mi corazón era un violín.

Quise o no quise. Pero a veces
me quisieron. También a mí
me alegraban: la primavera,
las manos juntas, lo feliz.

¡Digo que el hombre debe serlo!

Aquí yace un pájaro.
Una flor.
Un violín.

Fuente: Wikipedia


(Lo confieso, Gelman es uno de mis manes, tiene hueco en mi covacha y le interrogo a menudo, sacrifico lagartijas a sus dotes proféticas, le presento mis redes de pescar, me abrigo con su bigote, lloro con su rueda en mi garganta. Sigo montaña...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...