miércoles, 19 de septiembre de 2012

La flor, el pájaro, el rayo...

Cuando tocando madera
dices toco madera,
¿qué pájaro se cae,
qué flor se extingue en algún lado?
Cuando tocas madera
para desviar el rayo que temes,
¿qué rima o llanto estás matando?
Tocas madera para apagar un eco,
para matar un brillo,
para no ser herido,
ganas rebaño
a cambio de la savia que pierdes,
dejas un poco, para ser madera, de ser árbol,
el árbol que lo acepta todo:
la flor, el pájaro y el rayo.

(Aquí Fabio Morábito se vuelve árbol, obliga a los canguelos a convocar el rayo y asumirlo; un poco como ese general, famoso por su valor, que antes de la batalla farfullaba "¿tiemblas, cuerpo mío? ¡Pues más temblarías si supieras dónde te voy a meter!". Sigo cazando...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...