lunes, 24 de septiembre de 2012

Nieve

Retrocede, combate
hacia atrás, corazón mío.
Cíñete al amor, queda
activo en cuerpos, en
materiales amantes.
Olvida la nieve, vive
con los tuyos, desciende
a la ternura. Este
es tu país.
¡Oh la sed, oh la sed!
¿Por qué este mismo fuego
me empuja hacia la nieve?
Subir, subir al agua
eterna donde viven
la claridad y el frío.
Un sueño: Cumbre inmóvil.
Nada y luz. Nadie, nadie.



Oh Dios, si sólo un pájaro
me visitase en esta
región de libertad.
Atrás, puros espacios,
belleza inhabitable.
vuelva la sed a su
origen en el fuego.


(Es Gamoneda el definitivo guardián de la nieve, es compañero de hielos, referencia de escarcha. Maneja los límites como ninguno, es maestro de los antagonistas y de su duelo extrae la palabra justa, con toda su violencia hermosa. Sigo escondido...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...