jueves, 4 de octubre de 2012

Botella al mar

Y tú quieres oír, tú quieres entender.
Y yo te digo: olvida lo que oyes, lees o escribes.
Lo que escribo no es para ti, ni para mí, ni para los iniciados.
Es para la niña que nadie saca a bailar,
es para los hermanos que afrontan la borrachera
y a quienes desdeñan los que se creen santos, profetas o poderosos.

(Hoy he pescado esta botella y he vuelto al niño gordo, al gafotas, al despechado, y un calor suavecito me ha entrado por los ojos y mi piel se ha hecho más luciérnaga más lisa mucho menos arañada. Teillier profetiza y salva. Sigo en la balsa...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...