jueves, 11 de octubre de 2012

Charlie Parker

Charlie Parker se parecía a Buda.
Charlie Parker, quien murió recientemente
Riéndose de un juglar de la TV
Después de semanas de tensión y enfermedad,
Fue llamado el Músico Perfecto.
Y la expresión en su rostro
Era tan serena, hermosa y profunda
Como se representa en el Este
La imagen del Buda, los ojos entrecerrados
La expresión que dice “Todo está Bien”
Esto fue lo que Charlie Parker
Decía cuando tocaba, Todo está Bien.
Uno tenía la sensación de temprano por la mañana
Como la alegría de un ermitaño, o como
El grito perfecto
de alguna pandilla salvaje
En una jam session,
“Wail, Wop”
Charlie reventaba sus pulmones para alcanzar la velocidad
Que los velocistas querían
Y lo que querían
¿Era su Desacelereación eterna?
Un gran músico
Un gran creador de formas
Que últimamente encuentra expresión
En abusos y lo que tienes


Musicalmente tan importante como Beethoven,
Pero aún no considerado como tal en absoluto.
Un distinguido director de orquesta de cuerdas,
Frente a las cuales se paraba
Orgulloso y sereno.
Como un conductor en la Histórica Gran Noche Mundial
Y haciendo gemir su pequeño saxofón, el alto
Con un lamento claro y desgarrador
En perfecta sintonía y armonía brillante
“Toot!”
Como oyentes reaccionaban sin demostrarlo
Y comenzaron a hablar
Y pronto todo el tugurio entero balanceándose y hablando
Y todos hablando, y Charlie Parker
Soplándoles hasta el borde de la eternidad
Con su pegatina de botella de San Patrick irlandés
Y como la santa niebla
Nosotros blop y plop en las aguas de la masacre,
Y la carne blanca
Y morimos uno tras otro,
En el tiempo.

Y cuán dulce es una historia
Cuando estás aquí y Charlie Parker la cuenta
O en las grabaciones o en sesiones
O en las rutinas oficiales en los clubes.
Dosis en el brazo para la billetera.
Con regocijo él soplaba su cuerno perfecto

De todos modos no había ninguna diferencia

Charlie Parker perdóname.
Perdóname por no responder a tus ojos,
Por no haber dado indicio alguno
De lo que puedes concebir
Charlie Parker ruega por mí,
Ruega por mí y por todos
En los nirvanas de tu cerebro donde te escondes
Indulgente y enorme.
Ya no Charlie Parker,
Pero el secreto e indecible nombre que carga con su merecido
No puede medirse
De aquí para arriba, abajo, este u oeste.
Charlie Parker arroja la perdición lejos de todos y de mí.

(Jack Kerouac invoca al ángel masacrado, devoto y feliz. Un perseguidor que persigue a otro, y yo Pericles mientras observo sus pausa alejándose, y me como todas sus huellas, y escucho toda su desesperación dorada. Sigo apuntando...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...