lunes, 8 de octubre de 2012

El Evangelio según el diablo

Pequeño Dios
cuando abandones tu sagrada indiferencia
y dejes la cerradura abierta
para que camellos y locos
sean tan libres como el asesino
de niños
cuando no reclames
tristes almas en las puertas del infierno
y tus ángeles afeminados
vengan a vivir
a este enorme panteón
donde ya nadie te nombra
cuando recorras cada pozo de huesos
cada mierdero con sus despojos humanos
comprenderás que no se trata de amor
ni de juicio final
sólo que aquí
huele a muerte
permanentemente.

(Un joven tigre peruano, Raúl Heraud, recién descubierto. Mastica y tritura, despedaza y descompone. Tengo que seguir su rastro en los árboles para saber dónde esconde sus presas. Sigo en la selva...)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...