lunes, 29 de octubre de 2012

Generación espontánea

Este día nublado invita al odio,
predispone a estar triste sin motivo,
a insistir por capricho en el dolor.
Y sin embargo el viento, y esta lluvia,
suenan hoy en mi alma de una forma
que a mí mismo me asombra, y hallo paz
en las cosas que ayer me perturbaban,
y hasta el negro del cielo me parece
un hermoso color.

Cuando no soportamos la tristeza,
a menudo nos salva una alegría
que nace de sí misma sin motivo,
y esa dicha es tan rara, y es tan pura,
como la flor que crece sobre el agua:
sin raíz ni cuidados que atenúen
nuestro limpio estupor.

(La alegría que nace de sí misma, cuando es inesperada, cuando vemos sólo rendijas sucias o cepillos de dientes aplastados... Vicente Gallego tiene una lupa que hace que esa mota en el cristal sea corteza o tarde en un jardín botánico. Sigo hambriento...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...