viernes, 26 de octubre de 2012

La gran nebulosa de Andrómeda

Llegamos al campamento después
De la noche, en lo alto de una cumbre abierta
Mirando alrededor cinco mil
Pies de montañas y millas más
Allá de millas de valle y mar.
En la oscuridad llena de estrellas cocinamos
Nuestro macarroni y comemos
A la luz de una lámpara. Las estrellas se agrupan
Alrededor de nuestra mesa como moscas de fuego.
Después de nuestra cena nos vamos directo
A la cama. La noche es fresca
Y clara. La luna está a tres días
De estar llena. Nos acostamos en la cama
Y observamos las estrellas y la girante
Luna a través de nuestro pequeño telescopio.
Más tarde en la noche los caballos tropiezan
Alrededor del campamento y yo despierto.
Me apoyo en mi codo observando
Tu bello rostro durmiente
Como una joya en la luz de la luna.
Si tienes suerte y las
Naciones te dejan, vivirás
Muy lejos dentro del siglo
Veintiuno. Yo levanto el lente
Y observo a la Gran Nebulosa
De Andrómeda nadando como
Una ameba fosforescente
Lentamente alrededor del Polo. Muy
Lejos en distantes ciudades
Hombres con el corazón con grasa planifican
Asesinarte mientras duermes.

(Rexroth en su hoguera con su probable armónica, una estampa repetida pero personal en las alas que arden, en la pregunta al cielo, en ese miedo dentado a la muerte que nos traen los otros. Sigo en los grillos...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...