jueves, 4 de octubre de 2012

Ojos

Me has acorralado
y con odio agarrado mis solapas,
me has empujado hacia un rincón
y me has golpeado
hasta dejar tinto de sangre
el aire mismo,
y así y todo,
he aquí que todavía me levanto
y mirándote te digo:
ahora mismo,
en este momento lo decido,
haré donación de mis ojos
aunque tenga que llevarlos
mi asesino.

(Sorpresa al leer a Clara Janés, no esperaba su tritono, su discordancia oscura y seductora. Golpea, golpea. Sigo en guardia...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...