lunes, 1 de octubre de 2012

Volcán errante

Volcán que pasas traslaticio,
como un total cometa,
prendiendo con la llama
de tu abismo dinámico la vida
(las piedras están grises y mojadas,
pero están granas, vivamente granas)
resplandor hondo y alto de otro estraño día
dentro del laminado día
¿qué inminente ser eres?
¿hay palabra que pueda ser tu nombre?
¿qué semejanza tienes con nosotros?
Lo que prendes e inflamas
¿qué anuncia a nuestra estancia
vejetal, animal y mineral?
¿Cuál será el hecho, para quiénes?
Los animales y las plantas
te miran como el hombre, como yo.
Todos estamos gravemente deslumbrados.
y ya se raja el aire,
se dilata el azul, se espande el agua;
todo va persiguiéndote hacia arriba,
todo hacia ti,
resplandor grana de otro día,
errante herida inmensa,
otro fulgor, otro calor, otro valor
de otra esperanza.

(Un vanguardista maniático, ahogado de inteligencias extravagantes, una mano que flota en músicas perfectas, Juan Ramón Jiménez habla este volcán como habla los cangrejos o la flor de azahar, adelanta su paso, espera en un sillón enfurruñado, esconde en su manga raída caramelos y violines. Habla, y yo sigo callando...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...