jueves, 15 de noviembre de 2012

Poema raro

Conocí a un hombre sin corazón:
Los niños se lo habían arrancado, decían,
Y dado a un lobo hambriento
Que lo cogió y huyó.

Y huyeron los niños, su amo también,
Muy lejos huyó la bestia,
Y tras ella, original persecución,
El hombre sin corazón seguía titubeando.

Conocí a este hombre el otro día
Paseando un orgullo grotesco.
Su corazón restaurado, su semblante alegre,
El dócil lobo a su lado.



(Conocí a un hombre con el corazón lleno de arena, Lowry me lo ha recordado, cayendo desde mi puño apretado latido a latido... Sigo revólver...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...