lunes, 5 de noviembre de 2012

Roto

Solo, en medio de todo;
estar tan solo
como es posible,
mientras ellos vienen
muy despacio,
se agrupan,
ponen su campamento,
invaden,
talan,
hunden,
derriban las palabras
una a una,
se reparten mi vida,
poco a poco,
levantan su pared
golpe a golpe.

Después se van;
se marchan
lentamente,
pensando:
-Nunca podrás huir de todo lo que has perdido.



Tal vez tengan razón.
Tal vez es cierto.

Pero llega otro día,
el cielo quema
su cera azul encima de las casas;
yo regreso de todo lo que han roto,
busco entre lo que tiene
su propia luz,
encuentro
la mirada del hombre que ha soplado unas velas,
el limón que jamás es parte de la noche;
ato,
pongo de pie,
reúno los fragmentos,
me convierto en su suma.

Y todo vuelve
otra vez;
las palabras
llegan donde yo estoy;
son las palabras
perfectas,
las que tienen
mi propia forma,
ocupan cada hueco
y cierran cada herida.
Las palabras que valen para hacer estos versos
y sentarse a esperar que regresen los bárbaros.

(De Todos nosotros, 1988; un valiente Benjamín Prado ofrece su paso polvoriento en la ruina, y desde la ruina se le escucha lejano y contumaz, y los ladrillos rotos se desperezan, y los días helados abren los ojos, y puede que, después de todo, haya algo más que una caída. Puede que haya pájaros en la sombra. Puede que haya lugar para recuperar la hiedra... Sigo sin brújula...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...