viernes, 21 de diciembre de 2012

Ahora sólo tienes una vida...


Ahora sólo tienes una vida

bajas las escaleras
agitas tu pregunta como un pañuelo blanco
quedan sobre el tablero
peones poco ágiles y fichas sin valor

has desmigado el pan
has dejado que el agua te escurra entre los dedos
¿te das cuenta?
ahora sólo tienes una vida

vuelves a oír la voz del visitante
no la dejes morir
abre la puertecilla de su jaula
permite que acompañe a la bandada de los estorninos
la belleza
asoma en las rendijas de este gesto imposible
su rastro es tortuoso y su fulgor
alumbra hasta el abismo sin lámpara ni estrella

pero toda ella cabe
en el cielo minúsculo
de tus manos vacías

(De Mudanza, 1994; un canto breve de Esperanza Ortega, que deja su nombre también en mis manos abiertas. Sopa inesperada y la noche que se aleja. Sigo artefactos...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...