viernes, 22 de febrero de 2013

Aquella música que nunca...

Aquella música que nunca
acepta su armonía es armonía:
arpegios que se miran en la luna,
trinos que se regalan el oído
son sucia miel, no música

Tienes ejemplos en las olas
que saben que su próxima batida
en el acantilado no es la última
ni la mejor de todas
y en la lluvia
que da su aroma a tierra agradecida
y no puede sentirlo


De la lucha
contra tus propios ídolos
nace toda, la única
armonía celeste: lluvia, olas
son insatisfacción, son melodía,
inagotable música.

(Lástima que Aníbal Núñez enmudeciera tan pronto, porque sabía descifrar absolutamente gacela lo que golpeaba su ojo. Huelen a mosca los ídolos vencidos. Sigo aldea...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...