lunes, 4 de febrero de 2013

Gran Himalaya

Es un hecho que no subiré jamás a las cumbres del Gran Himalaya;
....... está escrito que los hombres allí se vuelven dioses
y el poder temible de la naturaleza disminuye a los seres:
sus pasiones,
a una blanda indolencia.
Pero yo no subiré al Gran Himalaya,
tropezaré con las piedras del camino,
me embriagaré con deleznables licores,
seguiré maldiciéndome con ternura.

(Omar Lara acepta su flaqueza y asume el campo base. Algo hay roto entre las líneas, y a pesar de la altura uno puede intuir que tal vez hubo cima, aunque secreta. Y tal vez haya cima, -finjamos resignarnos públicamente a la orilla, al pie de la colina, al tronco del árbol-, ya sabéis... Sigo Hillary...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...