viernes, 8 de marzo de 2013

Envíos

Todo lo que se da llega a destiempo.
           No existe otra manera.
Entre el ojo y la mano hay un abismo.
Entre el quiero y el puedo hay un ahogado.
Un país que asoma su cabeza deforme en una
           carta,
y va a darse a destiempo, nada es lo que
           esperabas.
Y lo que llega envuelto en papel de regalo se irá
           sucio de odio.

Bailamos entre los escombros de una cita.
Dibujamos una taza de café en el desierto.
Vivimos de sumar y de restar:
lo que te da el amor, lo que te quita el miedo.
Al final nos entregan los huesos de un perfume.

Aún así persistimos.
En alguna montaña vive un pez resbaloso.
Entre números rotos se desliza una estrella.



(Hoy escuecen los pétalos de Boccanera igual que escuecen los navíos hundidos en tesoros. Veo cómo escuecen las tortugas, cómo danzan las palabras, los bocetos..., en una irritación de árboles creciendo improbables entre las rocas. Sigo juegos de mesa...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...