jueves, 25 de abril de 2013

Duelo ficticio

Aunque suene extraño
El centro del ojo
Del útero
De todo lo posible
Es el vacío y la nada
De la oscuridad fecunda
De su acción potente
Brota lo que se percibe
Se da a ver
Tratar y entender
Retener capturar
Tomar y manejar
Como nuestra vida
Nuestro mundo.

martes, 23 de abril de 2013

Como una oración el alba

esta como agua vertical, este filo de piedra pura
a bolsillos llenos; un golpe de tu dedo sobre
las sombras de los libres, el trágico desvelo allá
abajo en la hora bella en que fui otro.
este instante a tus dolores y tus amores descarnados,
tus pasos de alma a alma.
el aire y el mundo no buscados.
la vida más terrible y hermosa, la primera aventura
dónde se lanzan las noches, los jadeos de
sufrimiento y placer -detrás de las fachadas
de los palacios-, y los pálidos destellos de los
ojos.
cuando todo quede reducido a una estrella,
a una única estrella mendiga
tibia y viviente con un día dentro
la transfiguración agazapada    profunda     ardiente
sobre las silenciosas tejas
el torbellino de las formas    los labios
el reposo sobre el lecho o sobre el prado
la viga maestra     los muros
investiremos las ciudades      las nuestras
sólo el mar y el fuego mezclados
emergiéndonos uno a uno los velos
Foto: Michael Magg

martes, 16 de abril de 2013

Ciudad que viaja para adentro

Aquí
la vaguedad y sus signos son fijados
con certero golpe de tinta sobre la tierra.
El viento no duda cuando dibuja
el verso que es un surco en la tierra de una quebrada
sólo sus reminscencias marinas
oxidan, a veces, con el tiempo
el esqueleto del poema.

Aquí
la vida se mira pasar con gafas de turista antiguo
y se puede oler la pestilencia del verbo.
Las coronas del monje y sus continuas renuncias
son pan de cada día,
las manzanas ya no huelen, no tienen raíces.

La geografía y sus intersticios son el tejido del día
que se deja leer,
tirando del ovillo,
a cada punto,
te confundes con el paisaje.

Foto: Timothy H. O´Sullivan

lunes, 15 de abril de 2013

Long Play

Un contrabajo camina a tu lado en el otoño de los parques
o en tu cuarto lleno de hojas, das vuelta como un león destronado
calculando el perímetro de la jaula, geómetra
también al disolverte en los deseos y los días
un vaso de agua, esta escritura incipiente
se acumula junto al polvo que levanta el jazz.


viernes, 12 de abril de 2013

Autorreconocimiento

Yo no soy la que se pierde
tan pronto como se la encuentra
El amor en mí no se toca
se escribe
Yo no soy piadosa con los hombres de poca fe
no intercambio los calzones con nadie
en cambio asumo la desvergüenza
de una desnudez colectiva
en una casa de playa
o en una playa a secas
Yo no escribo para nadie
aunque intente escapar
y evite sacarte al baile
Tus malabares y piruetas
siempre exigen un aplauso cerrado
es decir, una palabra
Yo no me complico la vida
omitiendo adverbios y conjunciones
Estudio de una mujer, Jean-Louis Forain

jueves, 11 de abril de 2013

Pequeña elegía

Ya para qué seguir siendo árbol
si el verano de dos años
me arrancó las hojas y las flores
Ya para qué seguir siendo árbol
si el viento no canta en mi follaje
si mis pájaros migraron a otros lugares
Ya para qué seguir siendo árbol
sin habitantes
a no ser esos ahorcados que penden
de mis ramas
como frutas podridas en otoño
Fuente: Arquitrave

martes, 9 de abril de 2013

La jaula del canto

Cuánto amo todavía mi buche hinchado de presagios, mi vientre preñado de
\ tormenta,
cuánto quiero a mi animal que se echa a dormir los días de lluvia junto al
\ patio,
mi bestia que se tiende mirando hacia el sur con la lengua teñida de números
\ impares,
su lengua que llega hasta el mar para lamer la barba de mis antepasados,
los brazos abiertos en honor a mis deudos indicando la casa de los polos,
el desastre del pájaro que silba en el jardín quemado por el viento de las
\ premoniciones,
la cantidad de almendras que ahora he de contar para morder las sílabas que
\ me otorguen la gracia,
los heliotropos que acarrean el mal, el canto como una gran paloma.

La extravagante jaula de Dmitry Borshch

lunes, 8 de abril de 2013

Canto del desierto

Olvida tu
peso en el agua.

Que otros ojos
destilen el tiempo.

...........

Entre mares quieta.
De espuma a
orilla
de roca a
piedra.

...........

Poblano
de arena.

Árbol y teja.
Foto: Wolfgang Staudt

jueves, 4 de abril de 2013

El tigre

Soy el tigre.
Te acecho entre las hojas
anchas como lingotes
de mineral mojado.

El río blanco crece
bajo la niebla. Llegas.

Desnuda te sumerges.
Espero.

Entonces en un salto
de fuego, sangre, dientes,
de un zarpazo derribo
tu pecho, tus caderas.

Bebo tu sangre, rompo
tus miembros uno a uno.

El Tigre de Franz Marc

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...