martes, 9 de abril de 2013

La jaula del canto

Cuánto amo todavía mi buche hinchado de presagios, mi vientre preñado de
\ tormenta,
cuánto quiero a mi animal que se echa a dormir los días de lluvia junto al
\ patio,
mi bestia que se tiende mirando hacia el sur con la lengua teñida de números
\ impares,
su lengua que llega hasta el mar para lamer la barba de mis antepasados,
los brazos abiertos en honor a mis deudos indicando la casa de los polos,
el desastre del pájaro que silba en el jardín quemado por el viento de las
\ premoniciones,
la cantidad de almendras que ahora he de contar para morder las sílabas que
\ me otorguen la gracia,
los heliotropos que acarrean el mal, el canto como una gran paloma.

La extravagante jaula de Dmitry Borshch


Cuánto amo todavía mis orejas como imanes de una fertilidad que no cabe en
\ mi boca,
mi espejo sin azogue con el día enterrado al final de la noche,
mi uña melancólica que araña en el fondo el papel de plata junto al tigre,
mi cabello mojado por el agua sin nombre que cae como un alambre lento en
\ las
destilerías,
un hilo que se despeña en vano del alambique que ata las palabras con fuego
y se acerca a mi frente y se extiende en el frío y cumple su mandato cuando
\ aúlla en mis
huesos
y es otro el que se llueve y se escurre sin pausa
y restriega a mi hijo y mis llaves con arena,
los enigmas, las piedras, las manos que irrumpen de noche con las largas herencias.

Cuánto amo mi cabeza destinada a la sal que llora la plegaria,
la oscura radiación de los lechos que entierra el vendaval de hormigas,
la caja cerrada donde escupen, el saco que llenan las víctimas con nieve,
las negras guarderías donde viven los graves rayos inmunes,
el lamento de las tortugas en el abecedario,
la mujer decapitada con un ideograma en la rodilla,
la cabeza del poema que arde en mi cabeza de madera cortada,
tabla de oscuridad, pájaro negro contra el cielo arañado por los discos.


Cuánto amo mi nombre y mis falsas predicciones sin dueño,
mis pobres ropas en la fotografía del tiempo entregado como limosna a los náufragos,
el túnel tan ajeno con que intentan probarme,
la avispa en las bodegas donde canto
y oigo a un anciano y a su madre hablar de los incendios
y entonces reconozco a mis hermanas,
un rostro con dos cestas donde yace abundancia.

Amo todavía mis cantos, el polvo de mis venas,
mis instrucciones para arder en el vocablo del sábado,
pero no he comido de ellos, su fe me ha abandonado,
el suicidio del pájaro de Dios contra el árbol sin cielo,
el adulterio blanco que eyacula las letras de la palabra hijo.

(Desde cachorro este náufrago concreto vocea y clava sus dedos en todas las mucosas del cuerpo. Javier Bello es el mar muerto en olas, el primero de la incalculable lista de poetas chilenos de los años noventa. Sigo hilando...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...