jueves, 11 de abril de 2013

Pequeña elegía

Ya para qué seguir siendo árbol
si el verano de dos años
me arrancó las hojas y las flores
Ya para qué seguir siendo árbol
si el viento no canta en mi follaje
si mis pájaros migraron a otros lugares
Ya para qué seguir siendo árbol
sin habitantes
a no ser esos ahorcados que penden
de mis ramas
como frutas podridas en otoño
Fuente: Arquitrave

(Me descubrió a Jattin un maestro de ajedrez que encontré en la selva. Vivió mestizo en Cartagena y conoció al poeta cuando compraba fruta. Era un loco místico, me decía, una mezcla de rigor y desprecio por las imágenes, un lenguaraz con los dedos empapados de pintura, me decía, un poeta, en fin, no como tú o como yo, uno de verdad. Así que empieza Jattin desde el océano. Bien. Sigo mistrales...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...