lunes, 11 de noviembre de 2013

El reposo del fuego (Don de Heráclito)

Pero el agua recorre los cristales
musgosarnente :
ignora que se altera,
lejos del sueño, todo lo existente.

Y el reposo del fuego es tomar forma
con su pleno poder de transformarse.
fuego del aire y soledad del fuego.
al incendiar el aire que es de fuego.
Fuego es el mundo que se extingue y prende
para durar (fue siempre) eternamente.

Las cosas hoy dispersas se reúnen
y las que están más próximas se alejan:

Soy y no soy aquel que te ha esperado
en el parque desierto una mañana
junto al río irrepetible en donde entraba
(y no lo hará jamás, nunca dos veces)
la luz de octubre rota en la espesura.

Y fue el olor del mar: una paloma,
como un arco de sal,
ardió en el aire.

No estabas, no estarás
pero el oleaje
de una espuma remota confluía
sobre mis actos y entre mis palabras
(únicas nunca ajenas, nunca mías):
El mar que es agua pura ante los peces
jamás ha de saciar la sed humana.

Foto: Rennett Stowe
(José Emilio Pacheco lo canta como lo cantó Borges en su río particular, pero éste no deja el mismo nudo, ni la misma pelota viscosa sin tragar en la garganta. Aquí: un lenguaje de escalofrío, un doblez inesperado, una urticaria mental sin dedos para rascarla. Sigo entornado...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...