miércoles, 8 de enero de 2014

Nada de Nostalgia

El que pueda llegar que llegue
Esta es la sal de las partidas
Una perla de amor insomne
Entre manos desconocidas

Lechos de plumas en el viento
Sólo dormimos en los médanos
Thi la gitana del desierto
En la noche del Aduanero

La gitana con una cítara
Un león la huele como a una flor
Es el sueño feroz y tierno
El olfato de la pasión

Alas de nunca y de inconstancia
A través del cielo se filtran
implacables cuerpos amantes
con sus terribles maravillas.

Todas las llaves abren la muerte
Pero la vida nunca se cierra
¡Todas las llaves abren la puerta
Del puro incendio de la tierra!

(Un solo instante en el que el mundo muestra su víscera como unos pantalones desabrochados, un instante sin réplica en el que cabe toda la materia bajo las uñas. Mirar el mundo así, avisa Molina, es la tarea: deshacerse de la lengua y sostener esa mirada llena de estrellas, sostenerla y sostenerse en el principio, desde siempre. Sigo en Nueva Inglaterra...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...