lunes, 17 de marzo de 2014

Reencarnaciones

Vengo desde el ayer, desde el pasado oscuro, 
con las manos atadas por el tiempo, 
con la boca sellada desde épocas remotas. 
Vengo cargada de dolores antiguos 
recogidos por siglos, 
arrastrando cadenas largas e indestructibles. 
Vengo de lo profundo del pozo del olvido, 
con el silencio a cuestas, 
con el miedo ancestral que ha corroído mi alma 
desde el principio de los tiempos. 
Vengo de ser esclava por milenios. 
Sometida al deseo de mi raptor en Persia, 
esclavizada en Grecia bajo el poder romano, 
convertida en vestal en las tierras de Egipto, 
ofrecida a los dioses de ritos milenarios, 
vendida en el desierto 
o canjeada como una mercancía. 
Vengo de ser apedreada por adúltera 
en las calles de Jerusalén, 
por una turba de hipócritas, 
pecadores de todas las especies 
que clamaban al cielo mi castigo. 
He sido mutilada en muchos pueblos 
para privar mi cuerpo de placeres 
y convertida en animal de carga, 
trabajadora y paridora de la especie.
Fuente: Himalayan Academy Publications, Kapaa, Kauai, Hawaii



Me han violado sin límite 
en todos los rincones del planeta, 
sin que cuente mi edad madura o tierna 
o importe mi color o mi estatura. 
Debí servir ayer a los señores, 
prestarme a sus deseos, 
entregarme, donarme, destruirme, 
olvidarme de ser una entre miles. 
He sido barragana de un señor de Castilla, 
esposa de un marqués 
y concubina de un comerciante griego, 
prostituta en Bombay y en Filipinas 
y siempre ha sido igual mi tratamiento. 
De unos y de otros, siempre esclava. 
de unos y de otros, dependiente. 
Menor de edad en todos los asuntos. 
Invisible en la historia más lejana, 
olvidada en la historia más reciente. 
Yo no tuve la luz del alfabeto 
durante largos siglos. 
Aboné con mis lágrimas la tierra 
que debí cultivar desde mi infancia. 
He recorrido el mundo en millares de vidas 
que me han sido entregadas una a una 
y he conocido a todos los hombres del planeta: 
los grandes y pequeños, los bravos y cobardes, 
los viles, los honestos, los buenos, los terribles. 
Mas casi todos llevan la marca de los tiempos. 
Unos manejan vidas como amos y señores, 
asfixian, aprisionan, succionan y aniquilan; 
otros manejan almas, comercian con ideas, 
asustan o seducen, manipulan y oprimen. 
Unos cuentan las horas con el filo del hambre 
atravesado en medio de la angustia. 
Otros viajan desnudos por su propio desierto 
y duermen con la muerte en la mitad del día. 
Yo los conozco a todos. 
Estuve cerca de unos y de otros, 
sirviendo cada día, recogiendo migajas, 
bajando la cerviz a cada paso, cumpliendo con mi karma. 
He recorrido todos los caminos. 
He arañado paredes y ensayado cilicios, 
tratando de cumplir con el mandato 
de ser como ellos quieren, 
mas no lo he conseguido. 
Jamás se permitió que yo escogiera 
el rumbo de mi vida 
y he caminado siempre en una disyuntiva: 
ser santa o prostituta. 
He conocido el odio de los inquisidores, 
que a nombre de la «santa madre Iglesia» 
condenaron mi cuerpo a su sevicia 
o a las infames llamas de la hoguera. 
Me han llamado de múltiples maneras: 
bruja, loca, adivina, pervertida, 
aliada de Satán, 
esclava de la carne, 
seductora, ninfómana, 
culpable de los males de la tierra. 
Pero seguí viviendo, 
arando, cosechando, cosiendo, 
construyendo, cocinando, tejiendo, 
curando, protegiendo, pariendo, 
criando, amamantando, cuidando 
y sobre todo amando. 
He poblado la tierra de amos y de esclavos, 
de ricos y mendigos, de genios y de idiotas, 
pero todos tuvieron el calor de mi vientre, 
mi sangre y su alimento 
y se llevaron un poco de mi vida. 
Logré sobrevivir a la conquista 
brutal y despiadada de Castilla 
en las tierras de América, 
pero perdí mis dioses y mi tierra 
y mi vientre parió gente mestiza 
después que el castellano me tomó por la fuerza. 
Y en este continente mancillado 
proseguí mi existencia, 
cargada de dolores cotidianos. 
Negra y esclava en medio de la hacienda, 
me vi obligada a recibir al amo 
cuantas veces quisiera, 
sin poder expresar ninguna queja. 
Después fui costurera, 
campesina, sirvienta, labradora, 
madre de muchos hijos miserables, 
vendedora ambulante, curandera, 
cuidadora de niños o de ancianos, 
artesana de manos prodigiosas, 
tejedora, bordadora, obrera, 
maestra, secretaria o enfermera. 
Siempre sirviendo a todos, 
convertida en abeja o sementera, 
cumpliendo las tareas más ingratas, 
moldeada como cántaro por las manos ajenas. 
Y un día me dolí de mis angustias, 
un día me cansé de mis trajines, 
abandoné el desierto y el océano, 
bajé de la montaña, 
atravesé las selvas y confines 
y convertí mi voz dulce y tranquila 
en bocina del viento, 
en grito universal y enloquecido. 
Y convoqué a la viuda, a la casada, 
a la mujer del pueblo, a la soltera, 
a la madre angustiada, 
a la fea, a la recién parida, 
a la violada, a la triste, a la callada, 
a la hermosa, a la pobre, a la afligida, 
a la ignorante, a la fiel, a la engañada, 
a la prostituida. 
Vinieron miles de mujeres juntas 
a escuchar mis arengas. 
Se habló de los dolores milenarios, 
de las largas cadenas 
que los siglos nos cargaron a cuestas. 
Y formamos con todas nuestras quejas 
un caudaloso río que empezó a recorrer el universo 
ahogando la injusticia y el olvido. 
El mundo se quedó paralizado 
¡Los hombres sin mujeres no caminan! 
Se pararon las máquinas, los tornos, 
los grandes edificios y las fábricas, 
ministerios y hoteles, talleres y oficinas, 
hospitales y tiendas, hogares y cocinas. 
Las mujeres, por fin, lo descubrimos 
¡Somos tan poderosas como ellos 
y somos muchas más sobre la tierra! 
¡Más que el silencio y más que el sufrimiento! 
¡Más que la infamia y más que la miseria! 
Que este canto resuene 
en las lejanas tierras de Indochina, 
en las arenas cálidas del África, 
en Alaska o América Latina. 
Que hombre y mujer se adueñen 
de la noche y el día, 
que se junten los sueños y los goces 
y se aniquile el tiempo del hambre y la sequía. 
Que se rompan los dogmas y el amor brote nuevo. 
Hombre y mujer, sembrando la semilla, 
mujer y hombre tomados de la mano, 
dos seres únicos, distintos, pero iguales. 

(Es la rueda, Jenny Londoño, es la inhóspita lamida de los días y la suficiencia del astrónomo. Es la lágrima rabiosa, perpleja, de la muerte; es la lanza que gime enrtecortada, la amenaza del volcán, la matemática del movimiento celeste hecha cuento, verso, río. Sigo oscureciendo...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...