lunes, 28 de abril de 2014

El recuerdo de Lisa

El recuerdo de Lisa se descuelga otra vez
por el agujero de la noche.
Una cuerda, un haz de luz
y ya está:
la aldea mexicana ideal.
En medio de la barbarie, la sonrisa de Lisa,
la película helada de Lisa,
el refrigerador de Lisa con la puerta abierta
rociando con un poco de luz
este cuarto desordenado que yo,
próximo a cumplir cuarenta años,
llamo México, llamo D.F.,
llamo Roberto Bolaño buscando un teléfono público
en medio del caos y la belleza
para llamar a su único y verdadero amor.

Foto: Archivo Bolaño

(La noche que asoma y que invalida el olvido de Lisa, otra forma de admisión de la flojera o de la precaria resistencia a la lluvia. Sin pronunciar apenas su forma, Bolaño hace consistente y fértil el sacrificio del héroe en nombre de lo inconmensurable, como su propuesta de héroe troyano. como un héroe anónimo, como si no hubiera más remedio. Sigo partículas...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...