jueves, 29 de mayo de 2014

¿Qué putas puedo?

¿Qué putas puedo hacer con mi rodilla,
con mi pierna tan larga y tan flaca,
con mis brazos, con mi lengua,
con mis flacos ojos?
¿Qué puedo hacer en este remolino
de imbéciles de buena voluntad?
¿Qué puedo con inteligentes podridos
y con dulces niñas que no quieren hombre sino poesía?
¿Qué puedo entre los poetas uniformados
por la academia o por el comunismo?
¿Qué, entre vendedores o políticos
o pastores de almas?
¿Qué putas puedo hacer, Tarumba,
si no soy santo, ni héroe, ni bandido,
ni adorador del arte,
ni boticario,
ni rebelde?
¿Qué puedo hacer si puedo hacerlo todo
y no tengo ganas sino de mirar y mirar?
Un abandonado de Pyle
(Jaime Sabines es otro de esos raros búhos de miopía panorámica: su renuncia al vuelo abre sus alas, se orienta solamente al esconder las brújulas; canta sin trino, huye sin casa, se enfrenta sin ejércitos a la pobladísima soledad del mundo, y saborea la plácida inacción como una ciudadela aérea en la que caben todos los paisajes humanos. Resulta, viejo pájaro, que ya no quedan motivos para tener miedo. Sigo flotando...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...