lunes, 7 de julio de 2014

Latitud

No quiero más que estar sobre tu cuerpo
como lagarto al sol los días de tristeza.

Se disuelve en el aire el llanto roto,
al pie de las estatuas
recupera la hiedra
y tu mano me busca
por la piel de tu vientre
donde duermo extendido.

El pensamiento melancólico
se tiende, cuerpo, a tus orillas,
bajo el temblor del párpado, el delgado
fluir de las arterias,
la duración nocturna del latido,
la luminosa latitud del vientre,
a tu costado, cuerpo, a tus orillas,
como animal que vuelve a sus orígenes.
Fuente: Wikipedia

(La lengua de Valente, tan líquida y negra, ha precedido 
siempre las conquistas de la prudencia, como un mensajero incómodo, como un cuervo destripado por los augures. Donde voy, pues voy, sigo sus marcas...)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...