miércoles, 19 de noviembre de 2014

Después de tanto andar

Después de tanto andar, paré en el centro
de la vida: miraba los caminos
largos, atrás; los soles diamantinos,
las lunas plateadas, la luz dentro.

Paré y miré. Saliéronme al encuentro
los días y los años: cien destinos
unidos por mis pasos peregrinos,
embridados y ahondados desde adentro.

Cobré más libertad en la llanura,
más libertad sobre la nieve pura,
más libertad bajo el otoño grave.

y me eché a caminar, ahondando el paso
hacia la luz dorada del ocaso,
mientras cantaba, levemente, un ave.

(Este camino a la libertad de Blas de Otero, eficaz desde la contemplación y sin desgarros ni meadas territoriales. La libertad de ser, sin ser contra nadie. La libertad que brota desde los ojos y se hace nieve, sin marca ni duelo ni eslabón a la roca)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...